Necesidades especiales

Ahora que les he contado mi historia y que pueden entender lo que me motiva a estar tan hechizado con este tema y a convertirlo en la pasión de mis ratos libres quiero empezar por contarles lo que he podido aprender en palabras simples sobre necesidades especiales.

Una persona especial es un ser que requiere atención especial tanto de sus padres y su entorno familiar como en su educación, esta atención especial puede ser causa de algún problema médico, emocional o de aprendizaje y es necesaria para facilitar la adaptación del ser a la sociedad.

El caso que consideramos más común porque lo compartimos a diario en autobuses, viendo las rampas en los centros comerciales o las plazas de parking es el de personas con sillas de ruedas o aparatos ortopédicos para desplazarse y hacer una vida normal. También tienes otros problemas que requieren atención especial como lo son problemas de audición, vista, intolerancia a algún producto como el glúten, diabetes, entre otros.

Accesibilidad

 Por último, tenemos los problemas de aprendizaje que requieren de una educación y trato especial que afortunadamente ha madurado y mejorado a través de la historia. Actualmente España continúa impulsando no sólo la educación especial sino la inclusión al campo laboral. De esta forma una persona con problemas de aprendizaje puede ser autosuficiente en todos los sentidos.

Anuncios

Los primeros que deben aprender son los padres

Close-up of an angry looking young boy with his parents in the back ground.

Quisiera primero compartir mi experiencia, puede que coincida con la de alguno de ustedes lectores.

Mi mujer y yo tuvimos a Josh cuando ella ya estaba mayor así que tomamos todas las precauciones del caso. Durante el embarazo el ginecólogo le recomendó realizarse la prueba de la alfafetoproteína y para nuestra alegría los resultados salieron normales así que no fue necesario realizar pruebas adicionales que pudieran afectar al feto.

Nuestro hijo nació normal y empezó a crecer sano, pero según pasaba el tiempo notábamos que era un bebé muy introvertido, no jugaba frecuentemente con sus hermanos ni sus primos y cuando lo hacía se molestaba con facilidad. Aunque nos preocupamos no quisimos darle importancia, mi hermana es profesora de educación especial y empezó a insistirnos que debíamos examinarlo. A pesar de todo ello y que empecé a leer del tema, no quisimos aceptarlo y lo ingresamos a inicial y el resto del tiempo lo dejábamos en casa con su abuela.

Cuando terminó el ciclo inicial no lo quisieron recibir en primaria porque no sabía socializar con los demás niños y su aprendizaje no era al mismo nivel, así que lo dejamos en casa por un año en el que mi hermana finalmente consiguió que entendiéramos y examináramos a nuestro hijo. Resultó tener Síndrome de Asperger que es un tipo de autismo que aunque era leve,  requería una educación especial que lo ayudara a aprender y a mejorar su conducta.